Un sitio mágico para visitar en el sur del departamento de Bolívar.

Después que el alcalde de Arenal del sur, José Luis Pacheco Escrivá, resolviera las necesidades básicas primarias, como acueducto potable 24 horas, alcantarillado, Planta de tratamiento de aguas residuales, gas natural domiciliario, calles pavimentadas en 80 por ciento; ahora el objetivo son los sitios que hacen de Arenal del sur un oasis en medio de las serranías de San Lucas, un lugar para visitar.

 

Al tomar el vehículo que te lleva en 10 minutos del corregimiento de Buenavista al casco urbano, te encontraras de frente con una rotonda que te da la bienvenida; un letrero gigantesco igual que en las grandes ciudades, dibujado en cada letra de imágenes autóctonas con la palabra ARENAL; una bienvenida para que te sientas en casa, de gente cordial y maravillosa que está dispuesta a hacerte sentir bien.

 

Al ver la falta de hospedajes o hostales, varios ciudadanos se ha dispuesto en invertir en lugares de recreación, en hoteles moderno que se suma a los antiguos existentes; pero a estos sitios existe una razón para llegar hasta allí, las fiestas patronales de Santa Rosa de Lima que se festejan la última semana del mes de agosto; Las mejores fiestas del sur de Bolívar son sin duda alguna el Festival del Retorno los días 1 y 2 de enero, donde llegan visitantes de las capitales de Colombia y del exterior; ahí existe una quebrada encantadora, donde con seguridad te puedes bañar a tus anchas y además puedes observar aves, animales silvestres que aún se ven revoleteando en los árboles como pescar con anzuelo.

 

VillaLinda, es el centro recreacional más hermoso del sur de Bolívar e incluso, la segunda ciudad del Cesar, Aguachica, carece de un sitio como este, donde familias y amigos puedan pasar una tarde maravillosa en un sitio espectacular.

Todo esto se debe al trabajo duro de Pacheco Escrivá, que ha visibilizado a uno de los municipios que el pasado, carecía de todo, que imperaba la anarquía y el dominio de una guerra irregular de grupos armado; todo eso es cuento del pasado; hoy los arenaleros cuentan con un destino para visitar.

scroll to top