Sepultado el hombre que vivió en un mundo azul

Sepultado el hombre que vivió en un mundo azul

Nemen Enrique Larios Rincón, el único de la familia Liberal de los Larios, que se vistió de Azul; NO era Conservador; era un “GODO empedernido” que vivió toda la vida en un mundo azul.

Eran tan Ospinista, que, desde el Frente Nacional, ayudo a guiar a los policías chulavitos, que salieron huyendo de la violencia Liberal y terminaron colonizando las serranías de San Lucas y fundando a Santa Rosa del sur, Bolívar.

Al lado de su líder político, Milciades Torres, logró vivir aún más y con efervescencia el partido del trapo de la virgen de la Inmaculada; cada elección era todo un personaje; tanto que Agustín Sobrino Barba, lo invitó a Bogotá, para acompañar a uno de sus políticos conservadores del departamento de Boyacá.

Ese era el líder conservador, Larios Rincón, conocido popularmente con “Nenechiquito o el brujo Yeyé” quien en su periodo de lucidez fue uno de los más controvertidos ciudadanos de Simití, que disfrutaba de las elecciones y que las vivía con una energía inmarcesible que hacia hablar al pueblo cuando juraba, que en sus venas circulaba sangre azul, igual que los reyes de España y por esos amaba tanto de su gran partido conservador colombiano.

La primera dama de Simití, Bolívar, Angie Johana Arévalo Reyes, le llevó el ataúd, para ser sepultado dignamente; mientras Víctor Hugo Rodríguez, le puso la camiseta de los simiteños, la camisa Azul; para que, con ella, volara a la eternidad y le dijera a San Padro en la entrada al cielo azul; que, en él, en la tierra, jugo un papel fundamental; delantero del equipo azul de Simití.

Pero como cada hombre azul siempre tiene un motor; cargó su féretro el otro amigo azul de Simití; Don Silfredo Arenas Valderrama, que lo condujo al barrio de los acostados, para que descansara en una bóveda azul; así como se los digo, en su imaginario, El Nene, descansa en paz, en el reino azul de Dios.

scroll to top