San Sebastián de Las Palmas, el patrono de Morales

San Sebastián de Las Palmas, el patrono de Morales

Desde que se conociera la independencia de Morales, Bolívar, del municipio de San Antonio del Toro de Simiti; los moraleros y los habitantes del río Simití, veneran al soldado de cristo, San Sebastián.

Después que devotas recorren las principales calles del poblado, la historia de este santo, que escogió la milicia de Cristo; desairado el Emperador, lo amenazó de muerte, pero San Sebastián, convertido en soldado de Cristo por la confirmación, se mantuvo firme en su fe. Enfurecido Maximino, lo condenó a morir asaeteado: los soldados del emperador lo llevaron al estadio, lo desnudaron, lo ataron a un poste y lanzaron sobre él una lluvia de saetas, dándolo por muerto. Sin embargo, sus amigos que estaban al acecho, se acercaron, y al verlo todavía con vida, lo llevaron a casa de una noble cristiana romana, llamada Irene, que lo mantuvo escondido en su casa y le curó las heridas hasta que quedó restablecido.

Sus amigos le aconsejaron que se ausentara de Roma, pero el santo se negó rotundamente pues su corazón ardoroso del amor de Cristo, impedía que él no continuase anunciando a su Señor. Se presentó con valentía ante el Emperador, desconcertado porque lo daba por muerto, y el santo le reprochó con energía su conducta por perseguir a los cristianos. Maximino mandó que lo azotaran hasta morir, y los soldados cumplieron esta vez sin errores la misión y tiraron su cuerpo en un lodazal. Los cristianos lo recogieron y lo enterraron en la Vía Apia, en la célebre catacumba que lleva el nombre de San Sebastián.

El culto a San Sebastián es muy antiguo, igual que el camino del río que conduce a la ciudad de San Antonio del Toro de Simití; los moraleros acompañado del sacerdote, José Domingo Iriarte Vives, reviven esa historia de los pueblos católicos de la ribera del ríos.

scroll to top