Orlando Gómez, un alcalde animalista, con una faceta humana inabarcable.

Orlando Gómez, un alcalde animalista, con una faceta humana inabarcable.

Estaba en deuda de escribirle a los lectores del Original.co, la faceta humana e inabarcable del alcalde de Simití, Bolivar, Orlando Gómez Solera; quien, se caracteriza por ser un defensor de la naturaleza y protección animal; hizo una campaña sin precedente histórico alguna en el sur de Bolívar, acabo de raíz con el problema de las zorras, vehículos de tracción animal, que servían a sus amos, para su trabajo diario.

Estas yeguas que recorrieron durante muchos años como esclavos las calles de Simití, hoy cicatrizaron sus heridas, después de ser cambiadas por motocarros y entregadas a campesinos, granjeros o finqueros que le dan una vida de placer, comer y vivir mejor.

Chocolate, Mariposa, El niño entre otros, como se les llamaba a las yeguas, viven un mundo mejor; muestra que se borró del pasado turbulento de estos animales, donde las peladuras le incomodaban al tirar permanentemente de la carreta que llevaba arena, piedra y toda clase de material de cantera y trasteo.

Gracias a un alcalde animalista, que mostro en el sur de Bolívar, su faceta humana; que se preocupa por el medio ambiente y la protección animal.

scroll to top