Juez envía a la cárcel a los dos jaladores de moto que capturó la comunidad de Santo Domingo

Juez envía a la cárcel a los dos jaladores de moto que capturó la comunidad de Santo Domingo

Juez envía a la cárcel a los dos sujetos que apuñaló en el brazo izquierdo a un ciudadano del corregimiento de Santo Domingo, jurisdicción de San Pablo, Bolívar, con el fin de robarle su moto; ellos fueron capturados por la misma comunidad y entregado a las autoridades competentes y no a los grupos armados organizados para que los ejecutaran.

Este hecho sin precedente histórico en el sur del departamento de Bolívar, habla por sí, la comunidad del municipio que más ha sufrido el flagelo de los violentos, vuelve sus ojos a la justicia colombiana.

Los hechos se registraron en la mañana del 12 de octubre del presente anuario, cuando los dos jaladores de motocicletas, pretendían robar una moto a un campesino e intentar escapar, pero para desgracia de ellos se estrellaron entre sí y cayeron al pavimento, donde fueron atrapados de inmediato por habitantes del sector.

Luego de exponerlos en videos y fotografías a través de las redes sociales, se lo entregaron a las autoridades policía paraqué sean judicializados; los delincuentes fueron señalados por los nativos de intento de asesinato, robo y terrorismo.

Después que fueron exhibidos en internet, un sujeto armado de un Grupo Armado Organizado pidió que se lo entregaran, pero la comunidad se opuso que lo mataran y lo entregó a la policía.

Se salvaron de la muerte, por parte de la Ley del monte; pero el Juez Promiscuo Municipal de San Pablo, Con funciones de Control de Garantías, Ennio Monroy Martínez, los puso tras las rejas.

Los ladrones de motos son naturales de Pelaya, Cesar, y las autoridades lo identificaron como Héctor Manuel Campo López y Carlos Guillermo Mahecha García; sindicados por los delitos de fabricación, tráfico y porte de arma de fuego, municiones de uso privativo de las Fuerzas Armadas; a los delincuentes se les halló una pistola Pietro Baretta, con un proveedor con capacidad de 17 cartuchos, además 22 cartuchos 9 milímetros.

A los sindicados se les acreditó el peligro para la comunidad y la falta de arraigo para sustentar la medida. Los rateros de vehículos de dos ruedas ya tenían antecedentes por la Comisión del delito de porte ilegal de armas en el departamento del Cesar.

El juzgado Promiscuo Municipal de San Pablo, con Funciones de Control de Garantía, impuso medida de aseguramiento consistente en detención preventiva en establecimiento carcelario y se ordenó su remisión al IMPEC de Barrancabermeja, Santander; hoy los dos sujetos que cruzaron la franja roja del peligro están enjaulados.

scroll to top