Tragedia de niños enluta al sur de Bolívar

Con dolor inmarcesible, los habitantes de Santa Rosa del sur, Bolívar, viven hoy una tragedia que enluta a todo el sur de Bolívar; una niña murió y dos pequeños quedaron heridos al explotar un tanque de gasolina que su progenitor guarda en su vivienda; los dos pequeños que se salvaron sufrieron quemaduras de segundo y tercer grado. Mientras un pequeño de 23 meses de nacido, murió el sábado cuando su familia se disponía celebrar el día de la Madre, el pequeño se salió por la puerta del carro, propiedad de su padre.

La primera tragedia ocurrió en la vereda la Varita, corregimiento de Canelos, jurisdicción del municipio de Santa Rosa del sur, Bolívar; los dos pequeños heridos con quemaduras de segundo y tercer grado, fueron trasladados a la ciudad de Bucaramanga donde reciben asistencia médica y el más afectado fue intervenido quirúrgicamente, mañana entra a cirugía el otro menor. Los niños fueron identificados como: Mari Estefany Mendoza Sánchez de 4 años, quien murió; Diego Alexander Mendoza Sánchez 16 y Emel Dallan Osorio Martínez de 13 años de edad. Una fuente extraoficial señaló que el padre de los infantes almacena gasolina en su vivienda para sus labores cotidianas, algo que es común en las zonas mineras y campesinas de las sería de San Lucas y los niños jugando, prendieron fuego y explotó la pimpina llenas de combustible.

Mientras el conocido exconcejal y líder político del Partido Conservador, Hider Amaya Ferrucho, salía el sábado de paseo con su familia a celebrar el día de la Madre y colocó a su pequeño, Edith Santiago Amaya Fuentes con otra niñas, en la silla trasera del vehículo y de un momento a otro, el pequeño que el 9 de junio del 2018 cumpliría dos años, abrió de una forma inexplicable la puerta de la camioneta y lo succionó el viento, arrojándolo al precipicio y dejándolo muerto de inmediato. Las tragedias de fin de semana, día de las madres, ocurrió en la vía de la vereda Piedesabana ruta que conduce del municipio de Santa Rosa del sur al corregimiento de Villaflor. Con un dolor profundo e inabarcable, sus padres quedaron perplejos, atónitos por el accidente, cuando observaron que el cuerpo del chiquillo se enfriaba, la impotencia de revivirlo fue extrema, lo trasladaron de inmediato al hospital Local, resistiéndose a aceptar la verdad, su muerte, pero… era tarde.

Comments

comments

scroll to top