Murió en su ley, Samuelito, el icono de la guerrilla del ELN

Jacob David Acuña Celis, conocido en el sur de Bolívar como Samuelito, era un guerrillero convencido de su causa, podría atreverme a decir que es el más legendario rebelde del Ejército de Liberación Nacional, ELN, incluso, por encima de los altos mandos; solía decir que los campesinos eran su mayor fortaleza, porque se convertían en su maraña de protección para que la fuerza pública no lo encontrara, NO usaba Jeans, no tomaba coca cola, ni veía películas americanas, un verdadero comunista que murió en su Ley.

Samuelito cayó abatida por una fuerza elite del ejército, comandada desde Bogotá, que le hacía seguimiento a sus pasos desde la frontera con Venezuela y con tecnología de punta, lo ubicaron y lo mataron en el sector cenagoso de la Palúa y Las Ferias, zona rural del municipio de Cantagallo, Bolívar, límites con el corregimiento de San Juanbajo, jurisdicción de San Pablo.

Presuntamente fue sindicalista de ALCALIS de Colombia, pero antiguos funcionarios desmiente que él haya pertenecido en la década de los años 70, al sindicato.
Motivado por el desequilibrio social y la corrupción del Estado con los pobres de Colombia, ola de la revolución de los años 60 y 70, Acuña Celis, dejó la vida ciudadana y se puso los cueros, como… él mismo decía, vengó a luchar por la desigualdad de los compañeros; basada en los principios ideológicos del Cura, Camilo Torres Restrepo.

Le gustaba la trova y cantaba versos de Paulo Milanés, Facundo Cabrales, León Gieco, Silvio Rodríguez, Mercedes Sosa y no faltaban las letras del inmolado profesor, Víctor Jara; aquel chileno que le temían tanto, porque su guitarra y su voz hablaba fuerte al pueblo; era tan peligrosa que los militares chilenos al mando de Augusto Pinochet, lo atraparon y lo metieron en el Estadio de fútbol, después que Salvador Allende, pierde el poder… le machacaron las manos, le trozaron los dedos y le cortaron la lengua y le propinaron 45 tiros más… para callarlo, pero fue en vano, porque Samuelito lo seguía recordando.

En los pocos comentarios, me dijo en una entrevista que le realice en 1996, “Vengo de Cartagena; pero por el amor a mi pueblo tome las armas y me interne en la selva para NO dar un paso atrás… de pie o acostado.., pero de rodilla nunca”

Samuelito era uno de los viejos guerrilleros del grupo castrista, aproximadamente su edad oscilaba entre los 60 y 65 años; su hermano Robert, le siguió los pasos como rebelde Eleno; tuvo que ver con los más grandes acontecimiento de orden público del sur de Bolívar.
Siempre al lado de su compañera “Tatiana” impulsó las marchas campesinas que se tomaron a Cartagena, sin dejar a un lado su mayor vicio, el ajedrez, jugaba tanto que nadie le ganaba, materializaba las jugadas de jaque mate al estilo de Anatoly karpov.

Fue el autor del secuestro de William Rudas Rudas, cuando se desempeñaba como funcionario del Plan Nacional de Rehabilitación, PNR; esa triste tarde, también el comándate Torres de Las Brisas, secuestró al alcalde de Simití, Alonso Niz Saavedra. Fue el creador del mayor secuestro colectivo de políticos del sur de Bolívar, donde aparecen en escena los guerrilleros: Nohora, Gallero, El Aguado, Tinoco, La Chiqui, Panchita, Carlos, Pirry, Robert entre otros; después de mantenerlos en cautiverio a los concejales, tesoreros, y aspirantes a las alcaldía, en octubre de 1997 los liberó.

Muchos habitantes de la región le atribuyen la muerte del concejal y aspirante a la alcaldía de San Pablo, Hugo Amador, quien fue asesinado por manos de sicario, en el barrio, Villa Josefa.

Samuel era catalogado por los campesinos como el Robín Hood del sur de Bolívar, Robaba los carros cargados de alimento y repartía a los campesinos, carne, leche, pan entre otros abarrotes; pero también quitaba chocolatinas y juguetes que regalaba a los pequeños, el 31 de octubre, día de los niños y las fiestas de navidad.

El 27 de diciembre de 1987, conformó la toma a Simití, en conjunto con la Coordinadora guerrillera, Simón, Bolívar, compuestas por insurgentes de La Farc, EPL, PRT y ELN; en ese momento aparece un policía tropero, el capitán, Genaro Bonilla, quien se encontraba en San Pablo y al reportar la toma, sale de inmediato a reforzar a Simití para enfrentar a más de 200 guerrilleros; se transportaba por agua y apagando el motor de la chalupa, cruza el Cerrodeburgos y el caño, después de uniformar o mejor de disfrazar a los policías con vestuario y brazalete de la güerilla del ELN, los reparte en las orillas de la ciénaga; el comandante de la policía con su estrategia “loca”, obliga a retirar a las 2 de la madrugada a los guerrilleros; ellos en su huida se llevan revuelto un policía que después de descubrirlo lo ajustician en la bolla, o paredes, vía a los Aceitunos. Este agente quedó perdido y sepultado en el cementerio del olvido, porque nunca regreso el cadáver a casa, a pesar que su madre suplicaba; dos años después, también se tomó a fuego y sangre al municipio de San Pablo, Bolívar.

12 de enero 1992 en Santa Rosa del sur, guerrilleros de la Farc, iban a robar el helicóptero que traía la plata al pueblo, pero los aguerridos policías de esos tiempos, frustraron el robo, hecho que se registró al lado del colegio. Alfredo Nobel, el ELN, también participaba.

Siendo alcalde, Luis Enrique Moreno Cruz, la guerrilla del ELN, conducida por Samuel, se tomó a las 5 de la tarde, el puesto de policía de Santa Rosa del sur. Este hecho aterrador fue el mayor golpe que le hayan dado la policía a la guerrilla, en pleno apogeo de los Elenos; 23 uniformado se encontraban en el comando, mientras unos cuantos policías jugaban micro en la cancha; el policía, Suarez hizo un tiro y alertó a todos, e incluso habían guerrilleros jugado en ese momento con los agentes; se formó un sangriento enfrentamiento y a eso de las 4 de la mañana, los rebeldes colocan un cilindro bomba y al estallar, los militantes del ELN, creían haber matado a todos los policía, pero para sorpresa, renacen ellos como el aves Fénix, cuando se toman confianza los subversivos y se dirigen al comando de la policía, se levantan los uniformados y ametrallan a 40 subversivos; ellos caen tendidos en el suelo, muerto el comandante Reinel, la rabia de los Elenos era palpable, el mando medio, cesa de respirar frente a la droguería de Antonio Burgo, diagonal a la actual Cooperativa COAGROSUR, al lado de la casa del profesor, Ramón Rodríguez, quien ha vivido los hechos más dolorosos de Santa Rosa del sur.

16 de agosto 1991, Samuel creó el frente guerrillero, Héroes y Mártires de Santa Rosa, basado en la muerte colectiva de los rebeldes, que por un error de combate consiguieron la muerte; allí murieron todos los comandantes. Un teniente de apellido Gómez, natural de Villavicencio, los enfrentó furiosamente, pero también sufrió baja la policía, como el agente de apellido Bayona quien le hizo el mayor daño a los guerrilleros y un sincelejanos le da la estocada, todos fallecieron en la acción.

El 30 de junio de 1997, a las 6 de la tarde, se toma por segunda vez el puesto de policía de Simití, fue un enfrentamiento diabólico, también recibe muchas bajas, aparece el teniente. Moreno quien aguanta valerosamente la arremetida y es condecorado por el Senado de la República como héroes de Simití, por contrarrestar valientemente el combate.
Fuentes oficiales señalan que a Samuel se le atribuye el secuestro del avión de Avianca en 1999, que llevaba 49 pasajeros, cubriendo la ruta Bucaramanga – Bogotá; también se puede decir que dirigió varios frentes de guerra como: el nororiental, suroccidental, norte entre los departamentos de Bolívar y Antioquia.

Con la presencia en el sur de Bolívar del grupo paramilitar, Bloque Central Bolívar, en cabeza de Rodrigo Pérez Álzate, alias, Julián Bolívar; a Jacob, David o Samuelito, lo envía el alto mando de la guerrilla a Venezuela, siendo él, comandante de la Segunda División del ELN, para protegerlo de los grupos armados de extrema derecha que se habían apoderado de San Blas y Monterrey.

Jacob, David Acuña Celis, conocido como Samuelito, era el hombre de confianza de Nicolás Rodríguez Bautista, conocido en la guerrillerada como Gabino.
Samuel tenía orden de captura por el delito de homicidio en persona protegida; se le atribuye además el asesinato de dos párrocos en norte de Santander y el secuestro a 60 personas, pero para muchos en el sur de Bolívar, era un verdadero Robín Hood, convencido de su causa, ya que era ideólogo del ELN, amante de la lectura e invitaba a los maestros a leer, porque pensaba en el autoabastecimiento del sur de Bolívar, lo salvaría cuando llegara la erradicación de la coca, la hoja que produce la falsa ilusión de todos.

Comentarios

comentarios

scroll to top