Los ríos convertidos en alcantarillados y las ciénagas en pozas sépticas

Los colonos que residen en el Magdalena Medio bolivarense, son en su gran mayoría los menos interesados en proteger el agua dulce de sus cuencas; ellos llegaron a estos territorios enceguecidos por la codicia del oro, la tierra, los metales y las riquezas; en éste paraíso donde lo que abundaba antes de la década del 70 era el líquido sagrado. Hoy por hoy, el sur de Bolívar ha perdido su potencialidad en un 70% de continuar siendo la fábrica de agua; en el caso de la ciénaga de Simití y su afluente, El Juncal, la más importante red hídrica que la alimenta la batea de agua, está casi desapareciendo; pero a este fenómeno se suman cientos de quebradas, riachuelos, caños y ríos que se han convertido en el alcantarillado de las poblaciones más grande y en las zonas mineras, que arrojan tierra cianurada, mercurio, químicos de todo tipo y aguas servidas de excretas y jabón no biodegradable.

El daño ambiental aumenta cada día en esta extensa región, sin que los órganos encargados de proteger el ecosistema hagan algo, indiferentes frente a sus narices, ven, observan como muchos hacen lo que se les dé la gana, contaminado los ricas cuerpos cenagosos, destruyendo la fauna, flora endémica y migratoria, que se marchita directamente por los impactos que genera la población.

Este hecho de intolerancia particularmente contra el agua, tiene efectos negativos en los pobladores. Es necesario transformar el pensamiento la mayorías, especial de los mineros criminales que vierten veneno a las aguas de los ríos sin inmutarse que al único camino a la conservación de la vida es respetar el agua.

La lucha ha sido permanente en defender los derechos del agua limpia; se invita a los diferentes gobiernos, en consagrar el día del agua, en el marco del contexto nacional, regional y Local, donde la comunidad debe celebrar actividades concretas como el fomento de la conciencia pública a través de la producción y difusión de documentales y la organización de conferencias, mesas redondas, seminarios y exposiciones relacionadas con la conservación y desarrollo de los recursos hídricos, así como con la puesta en práctica de los buenos hábitos del uso del agua dulce en toda la serranía de San Lucas.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

scroll to top