Lo que es alegría para los niños… es tragedia para sus padres, “la ola invernal”

Las pérdidas materiales que ha dejado la creciente en el Magdalena Medio tiene preocupado a los habitantes ubicados en la ribera de los ríos entre Puerto Wilches, en Santander, al Banco Magdalena; sobre todo en la margen occidente, que comprende el departamento de Bolívar.

Lo que es alegría para los niños de Bocas del rosario… es tragedia para sus padres, donde miles de habitantes se han visto afectados por el aumento del caudal de los ríos Magdalena, Cimitarra, Boque y Sogamoso, que superaron el nivel de su cota máxima, a esto se suma el coletazo del río Cauca, que se encuentra en alerta roja por la represa Hidroituango, que acumularía el agua en el conector, conocido en la zona como el caño de “Los paracos” que une al Cauca con el Magdalena.

En los últimos informes, los pobladores ribereños, reportan calamidad pública por el desbordamiento de los afluentes de quebradas, riachuelos y caños en el sur de Bolívar, procedentes de la serranía de San Lucas, donde los ríos han venido subiendo; ellos manifiestan que el río grande está más elevado que las ciénagas que son bancos para almacenar un gran volumen del líquidos, estando en 9 centímetros por encima de la cota del borde a nivel, dejando un panorama desolador en los caseríos, de Cantagallo, San Pablo, Simití, Morales, Arenal del sur, Rioviejo, Regidor, en Bolivar, Gamarra y La Gloria en el Cesar como Puerto Wilches en Santander.

Comentarios

comentarios

scroll to top