Dos años en el olvido, dañada, la ambulancia acuática del hospital regional, San Antonio de Padua de Simití.

“Nunca se debe trasladar a un paciente en chalupa de pasajeros, siempre en ambulancia acuática” afirman expertos de salud; lo contrario puede acarrear sanciones, multa y hasta cárcel; mientras tanto el Hospital Regional, San Antonio de Padua de Simití, Bolívar, tiene hace dos años y en completo olvido, la ambulancia fluvial, varada.

Lo irónico de la denuncia por parte de los habitantes de Simití y el corregimiento del Cerrodeburgos, es que NO hay plata para comprar las colas de los motores, pero si hay para pagar jugosos contratos con empresarios privados.

Desde que el anterior gobierno de Bolívar, Juan Carlos Gossain, entregara estas ambulancias a la gran mayoría de municipio en el departamento, hace dos años el hospital regional, San Antonio de Padua, sigue remitiendo a sus pacientes en chalupas particulares. “Los traslados de pacientes o enfermos a un hospital se debe hacer exclusivamente en ambulancia fluvial, que tenga todas las condiciones y no exponiéndolos a los pasajeros, ni a las incomodidades y mal ambiente; Esto es básico siempre. Nunca se puede transportar a los pacientes, ni a nadie, en un vehículo particulares o público a un centro sanitario, si la urgencia es severa o en remisión, siempre en una ambulancia fluvial” enfatiza

La insólita denuncia deja claro que en el sur de Bolívar, el hospital de Morales cuenta con 4 chalupas ambulancias parqueadas, incluso el corregimiento de Bodega Central tiene una que permanece las 24 horas parqueadas, atenta para ser usada, este vehículo con motor fuera de borda lo entregó el gobierno de Álvaro Uribe Vélez y aun el automotor se encuentra en buen estado, igual a las ambulancias fluviales tienen los hospitales Locales de San Pablo y Cantagallo, que pueden alquilar o dar en comodato estos aparatos, para resolver el problema, pero para el centro asistencial, el carrusel de la contratación de las chalupas de pasajeros en mejor negocio que transportar dignamente y con el bienestar a los enfermos o pacientes que la requieran en Simití.

Mientras el alcalde de Santa Rosa del sur, Delmar Burgos Uribe, le haló las orejas a la gerentes del hospital Manuel Elkin Patarroyo, por transportar pasajeros en chalupas de servicio público y de inmediato reparó el vehículo y presta un servicio óptimo; el gobierno de Dumek Turbay Paz sigue dando ambulancia a los hospitales de los municipios de Bolívar, para que presten este servicio; Simití, es la muestra clara de negligencia, es el mayor ejemplo del carrusel de la contratación de chalupas. Esperamos que la gerente de La ESE, Hospital, San Antonio de Padua de Simití, Jessica Abello Villegas, responda las denuncias de la comunidad, de dejar en abandono por dos años, la ambulancia fluvial del sanatorio y violar la norma de transportar pacientes y enfermos.

Comentarios

comentarios

scroll to top