Con las llegadas de las venezolanas, aumentó la promiscuidad en el sur de Bolívar.

Con la llegada de venezolanas al sur de Bolívar, aumentó la promiscuidad y con ellas, también las enfermedades sexuales. Aguachica y Gamarra, Cesar, son para el Magdalena Medio bolivarense la puerta de entra a un territorio inhóspito de enamoradizos; éste es el conector entre la costa Atlántica y el oriente colombiano, vía Cúcuta- Ocaña arteria principal del éxodo de emigrantes.

Desde los primeros meses del 2018, se ha registrado una avalancha de invasores, que llegaron no solo a quitarle el poquito de trabajo que tenían los habitantes de este sector, sino que la fuga de pesos colombianos crece en el sector minero y cocalero.

El sur de Bolívar NO fue excluido de este hecho histórico; inclusive muchos llegaron a la zona alta de las serranías de San Lucas a involucrase en una guerra que NO es de ellos, afirmó Pedro Martínez, pero el hambre ha llevado a hombres y mujeres hacer lo que sea por un plato de comida, inclusive someterse al peligro y a la prostitución.

Hablando del tema de la prostitución, el costo de la oferta sexual si bajó vertiginosamente, aunque para muchos suene tosco y grotesco dice Benjamín Gálvez: “Una relación sexual hace tres años en la zona de tolerancia de Santa Rosa del sur, tenía un costo de 50 mil pesos; hoy ese panorama cambió con la aparición de “ Las Venecas” en el parque principal, en los bares, en las tabernas y cantinas, el valor del coito llegó a los suelos, como el valor del petróleo en el mundo”
Haciendo referencia al parque de Santa Rosa del sur, se consigue un rato de placer en 10 mil pesos y si pide rebaja se lo dejan hasta en 5 mil pesos; como dice Chirly, “Las venezolanas estamos en promoción”

Según información extraoficial que se maneja en las calles de la región, también se han disparado las enfermedades venéreas y en especial el SIDA; esta explosión de promiscuidad deja a muchos habitantes, postrados y lisiados de por vida. Mientras los comentarios crecen de las separaciones de parejas; el reporte de familias destruidas en todo el Magdalena Medio podría ascender a más de 232 hogares acabados, destruidos por venezolanas.

Comentarios

comentarios

scroll to top