Campesinos del sur de Bolívar preocupados por la fumigación con drones a los cultivos ilícitos.

Campesinos cultivadores de la hoja de coca en el sur del departamento de Bolívar, están preocupados por las nuevas políticas del Estado colombiano sobre erradicación de los cultivos ilícitos, utilizando drones; cuando ellos llevan un trabajo de negociación con el gobierno, sobre la sustitución voluntaria con beneficio para sus familias.

Según el Estado esta nueva forma de fumigar con drones tiene un fin, evitar exponer a erradicadores civiles o de la Fuerza pública en campos cultivados con coca y que tengan riesgo por la presencia de explosivos improvisados es uno de los propósitos que se tiene con la puesta en marcha de los drones fumigadores; para las autoridades tienen estos aparatos que ver con su costo, ya que su efectividad está comprobada en 99 %, solo se requieren ocho personas entrenadas para asegurar su operación, la concentración de glifosato puro es de 2,5 litros por cada 10 y el costo estimado por hora es de 600.000 pesos, afirmaron funcionarios del ministerio.

El anuncio del Ministerio de Defensa que este nuevo método, que ya está listo para ponerse al servicio de la estrategia de lucha contra el narcotráfico, permite asperjar con glifosato amplias extensiones de cultivos ilícitos de forma más precisa, económica y con mayor seguridad para los erradicadores.

“El método necesitaba cerca del 45 % de glifosato puro, aquí estamos hablando de menos del 25 % de la mezcla, lo que significa menores riesgos sanitarios, menores riesgos de pérdida y mayor efectividad del acción de la erradicación, lo mismo con los métodos manuales que estamos usando como el fumigador de espalda y con guadaña; así los daños al medio ambiente y a las personas son bastante menores que lo que se hacía con la aspersión aérea”, destacó el ministro Luis Carlos Villegas.

Sin embargo los nativos de la región señalan que el gobierno debe mantener la palabra para el sur del departamento de Bolívar y evitar el daño ambiental y de familias que de seguro se expondrán al veneno, ya que ellos están en lugares que convergen los vientos; además están dispuesto a la erradicación voluntaria, siempre y cuando se mejoren las condiciones sociales de los campesinos que dependen del trabajo que produce la hoja maldita y cumplan, ya que hay rumores de iniciar con la fumigación en el caño del infierno.

Comentarios

comentarios

scroll to top